SHEFFIELD REACCIONA A TIEMPO PARA DESACTIVAR EL JUEGO DEL IBERCONSA AMFIV

Un apabullante último cuarto de los ingleses acaba con las esperanzas de un buen Iberconsa Amfiv

Vie. 26 abril

El Lalo García se consagró como el pabellón de las remontadas en esta primera jornada de la Eurocup 3. En esta ocasión de nuevo, el equipo que controló el juego y el marcador durante buena parte del partido, el Iberconsa Amfiv, fue víctima de un golpe de timón del Sheffield Steelers que acabó con sus esperanzas de comenzar el camino internacional por el lado de la victoria.

La salida a pista fue frenética. El equipo dirigido por Kevin Hayes comenzó con una revolución más el encuentro. Rápido y preciso en el tiro, los ingleses comenzaron mandando en el marcador ante un Iberconsa Anfiv que no se vino abajo por el ímpetu británico, neutralizó en equipo el empuje de un Sheffield Steelers que se cargó pronto de faltas. Los vigueses consiguieron finalizar el primer cuarto con una ventaja de dos puntos sobre su rival (19-17), una ventaja a la que los jugadores de César Iglesias se aferraron con uñas y dientes durante el siguiente acto.

Liderados por Marco Pino, los vigueses supieron sobreponerse al poderío inglés en el rebote a golpe de efectividad de cara al aro, sobre todo en la zona, y de juego en equipo, donde cosecharon casi el doble de asistencias -muchas de ellas protagonizadas por Costas de Miranda- que su rival en el transcurso de la primera mitad. Dos ingredientes que permitieron al Iberconsa Amfiv minimizar la influencia de George Bates e irse al vestuario con una ventaja de ocho puntos sobre los Steelers (37-29).

Con este escenario en el horizonte, la escuadra gallega cerró filas en torno a Agustín Alejos, que dominó todas las facetas del juego. Se hizo imprescindible en defensa y distribuyó juego en ataque buscando a Knight y Costas de Miranda para el tiro a media distancia y a Vilas en el contraataque. Los vigueses supieron responder a todas las embestidas inglesas y llegar al último cuarto descansando sobre un colchón de ocho puntos de ventaja, una distancia aparentemente cómoda pero con el precedente del épico desenlace del partido inaugural aún en la retina.
El guion del partido de los turcos del Rehab Merkezi parecía repetirse por minutos. El Sheffield Steelers aclaró sus ideas, encontró el camino al aro gallego y redujo la renta a la mínima expresión, dos puntos. Un escenario que propició la petición de un tiempo muerto por parte de César Iglesias.

La remontada se consumó con un 2+1 provocado por Joe Williams, que espoleó aún más al equipo de Sheffield. Colapsó el Anfiv, que se encontró, además, con la aparatosa lesión de Nagwa Mohamed, que tuvo que ser retirada por un fuerte golpe en la cabeza. En plena racha, el Sheffield Steelers superó su mayor renta hasta el momento (54-61) justo cuando más urgencia había en el cuadro español haciendo inservible el último arreón gallego.

CRÓNICA

PAtrocinador
oficial

PAtrocinadores

Scroll al inicio