ADRIÁN PÉREZ SALE AL RESCATE DEL FUNDACIÓN ALIADOS

Los vallisoletanos se impusieron al Rehab Merkezi en la prórroga

Vie. 26 abril

El jugador del Fundación Aliados, Adrián Pérez, salió al rescate de su equipo, que tuvo que esperar a la prórroga para sumar un importante triunfo, que le permite seguir soñando con el pase a semifinales, a pesar de la primera derrota en la competición. Su actuación, junta a la de Matías Méndez, resultó determinante para que el conjunto anfitrión ganase el choque.

Los vallisoletanos salieron dispuestos a corregir los errores que les lastraron en el primer encuentro de la jornada, y buscaron controlar el juego merced a la calidad de Adrián Pérez y el gran trabajo de Adrián Méndez, lo que les hizo tener la iniciativa en el marcador en esos compases iniciales. Pero el cuadro turco, que actuaba como local, fue incrementando la presión defensiva, lo que se le atragantó a los de José Antonio de Castro, que vieron recortada la diferencia, hasta el 14-15. De nuevo aparecía el mismo fantasma, y el miedo puede ser un poderoso enemigo, ya que se suele traducir en fallos en pases y lanzamientos y en brazos más encogidos a la hora de lanzar. Y eso es lo que sucedió, ya que además Van Brunschot se quedó en el banquillo -ya en el minuto 8 acumuló tres faltas personales-, y lo aprovecharon los turcos para dar la vuelta al marcador y llegar al descanso con un 30-27.

Tras la reanudación, el conjunto morado no consiguió reaccionar, y se vio superado por el empuje del rival, entrando en un peligroso bucle de errores, que volvió a desesperar a los jugadores. 44-34 en el electrónico, con Isik convertido en una pesadilla para el Fundación Aliados. Afortunadamente, este cambió el chip, y a través de Adrián Pérez, recortó la renta para dejarla en un apretado 46-45. En el último cuarto, había que echar el resto, pero los visitantes podían pagar las faltas y, de hecho, Van Brunschot era eliminado a falta de cinco minutos. Pero Matías Méndez y Adrián Pérez salieron al rescate de su equipo, para en un final de infarto, terminar con un empate a 65 con el que se forzaba la prórroga.
No iba a resultar fácil, para los vallisoletanos, llevarse la victoria, por ese lastre que suponía tener tantas faltas, y el cuadro turco supo atar bien al mejor jugador morado, Adrián Pérez, para ponerse por delante en el electrónico (67-65). La tensión era más que evidente en la plantilla morada, que se las veía y se las deseaba para meter un punto, ante la férrea defensa impuesta por el rival. Matías Méndez conseguía uno, de tiro libre, pero respondía Aktas con una canasta, que contrarrestó Adrián Pérez con otra. 69-68 con poco más de un minuto por delante. Y, de nuevo el gran Adrián Pérez resurgía para ampliar la renta hasta el 69-71, a falta de 34 segundos. Dagamin añadía otro punto, que sería definitivo y que daba la victoria a los anfitriones, que aún pueden clasificarse para semifinales, si este sábado superan a Treviso.

CRÓNICA

PAtrocinador
oficial

PAtrocinadores

Scroll al inicio